Manifestaciones oculares de las enfermedades sistémicas

Libro

Atlas

 Algunos artículos

 El globo ocular puede resultar afectado en infinidad de enfermedades sistémicas de todo tipo. La importancia de esta afectación está en relación con varias circunstancias. En primer lugar, esta extensión de la patología sistémica al globo ocular puede provocar síntomas visuales que como tales requerirán el correspondiente tratamiento. La segunda circunstancia que hemos de considerar es que en ocasiones los signos o síntomas oculares pueden ser la primera manifestación de alguna enfermedad sistémica.
El propósito de este artículo es revisar las patologías de origen gastrointestinal que se manifiestan sobre los tejidos oculares, en algunos casos, como signo predictor o temprano de la enfermedad y en otros, generando enfermedad sobre el ojo y/o sus anexos. De igual manera se revisan patologías sistémicas de origen no ocular ni gastrointestinal pero que terminan envolviendo en su curso a ambos sistemas. 
El ojo constituye una diana para la enfermedad vascular. El estudio de la microcirculación retiniana constituye una oportunidad muy interesante para la valoración del riesgo vascular al conocer la relación existente entre los cambios vasculares en la retina y el riesgo de padecer un ictus. Es además una ventana excepcional para conocer mejor la fisiopatología de la microcirculación.
A nivel ocular, la HTA produce lesiones en la retina, la coroides y cabeza del nervio óptico, pudiendo abarcar un amplio rango de lesiones, desde un estrechamiento vascular leve hasta una pérdida visual severa por neuropatía óptica isquémica.
El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) representa la forma más grave de la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Desde las primeras publicaciones sobre la enfermedad se ha descrito un gran número de alteraciones oftalmológicas que afectan a estos pacientes en algún momento de su evolución.
  • Manifestaciones oftalmológicas en la Enfermedad de Fabry
    Rodríguez González Herrero M.E, Marín Sánchez J.M, Gimeno J.R, Molero Izquierdo C, De Casas Fernández A, Rodríguez González Herrero B, San Román I, Lozano J, De la Morena G, Llovet Osuna F. Arch Soc Esp Oftalmol v.83 n.12 Madrid dic. 2008
La enfermedad de Fabry es una enfermedad infrecuente con afectación oftalmológica inconstante existiendo enfermos con Fabry sin afectación ocular y portadores sanos, con importantes alteraciones oculares.
 
 
 
La sequedad de mucosas, especialmente xerostomía y xeroftalmia, se ha descrito en cerca de un 20% de los pacientes con VHC. La mayoría de estos pacientes presentan pruebas diagnósticas compatibles con síndrome de Sjogren, como pruebas oculares positivas

La participación ocular que puede ser encontrada en estos pacientes incluye:
-Por afectación de la glándula lagrimal, el Síndrome de Queratoconjuntivitis Seca (QCS) y el Síndrome de Sjögren secundario.
-Inflamaciones de la Epiesclera (Epiescleritis simple y nodular) y Esclera (Escleritis anterior y posterior).
-Afectaciones de la Córnea (Queratitis, Queratolísis, Surco marginal corneal, etc.).
-Inflamación de la Uvea (Uveítis).

Más de 200 millones de personas sufren de diabetes en todo el mundo y cada año otros siete millones la contraen. Esta enfermedad es la principal responsable de ceguera en el mundo y si continúa este ritmo de crecimiento el número de ciegos se incrementará extraordinariamente en los próximos años. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la DM es el tercer problema de salud más importante en el mundo